Conociendo a nuestro Equipo Talana: Ana San Martin

Dani y Fer
Dani y Fer

¡Llegó el momento de conocer a otro talento Talana!

Ana C. San Martín Leiva, Gerenta de Implementación, es parte de Talana desde septiembre de 2020. Este 2022, entre septiembre y noviembre, participó del programa Board of Women (BOW), con enfoque en liderazgo femenino.

Éste busca formar habilidades directivas en mujeres profesionales con alto potencial y que puedan desenvolverse de manera exitosa en la alta dirección de las empresas, creado por Mujeres Empresarias, junto a Cambridge Business Association y Larraín Vial.

 “La experiencia fue tremendamente enriquecedora a nivel personal. Con mis compañeras nos acompañamos y aprendimos de la otra”. 

En primera instancia ¿qué te motivó a postular al programa BOW?

Desde el año pasado que tengo ganas de acercarme al mundo de los directorios. Mi objetivo es ser directora de empresas en el mediano plazo. Por lo cual me fijé algunos pasos e hitos para alcanzar mi objetivo. En particular mi meta para el 2022 era estudiar algo relacionado y cuando encontré este diplomado que además tenía enfoque de género, encontré que era la mezcla perfecta para mí.


A nivel personal, ¿que significó cumplir este programa académico?

A nivel personal fue un gran regalo, conocí y creé lazos con mujeres increíbles, muy talentosas, power, cada una con su historia personal y laboral única. Además, somos un grupo muy diverso en edad, estudios y rubros en los que trabajamos, lo cual lo hace mucho más interesante.  

En los últimos años he descubierto que las mujeres tenemos una necesidad muy fuerte de juntarnos, de ayudarnos unas a otras, de compartir los aprendizajes. Se generó una hermandad muy bonita y estoy segura de que nos acompañaremos por muchos años.

¿Qué aprendizajes, herramientas y conocimientos obtuviste? 

Lo primero que descubrí fue la tremenda responsabilidad que significa ser directora de una empresa. A veces se piensa que los directores juegan un papel secundario, pero la verdad es que su labor puede determinar el éxito o fracaso de una empresa.   

A partir de casos reales, ocurrido en Chile en los últimos años, pudimos ver las consecuencias desastrosas que pueden llegar a ocurrir cuando los directores no hacen bien su trabajo y, también, las implicancias legales que eso conlleva.

Algo muy positivo es que todo lo que aprendí durante el programa es absolutamente aplicable en mi puesto actual en Talana, de hecho, de las clases saqué buenas ideas y enfoques que he empezado a impulsar desde mi rol. El programa entrega una mirada estratégica del negocio, lo cual lo hace muy interesante y lleno de oportunidades.


Dado que el programa busca potenciar la jefatura femenina ¿cuáles crees que son los desafíos para seguir impulsando el liderazgo femenino en las organizaciones?

Es una excelente pregunta, y a la vez muy difícil de contestar porque hay tanto que hacer sobre este tema que podríamos estar horas conversando al respecto. Pero si tuviese que elegir alguna fácil de implementar sería: contar con más mujeres que ocupen cargos altos en las empresas y que a la vez sean referentes dentro de la organización, de maneras que las mujeres más jóvenes puedan inspirarse en ellas. E, idealmente, hacer programas de mentorías entre las mismas mujeres de la organización. 

Relacionado con lo anterior, a mi parecer, es importante que las empresas busquen la participación equitativa de mujeres y hombres, pero no solo a nivel general de la empresa, sino dentro de cada una de las áreas y, a su vez,  por niveles jerárquicos.  


¿Recomendarías a más mujeres realizar este programa? ¿Por qué?

Sí, de todas maneras, se lo recomiendo a aquellas mujeres que tienen algún grado de interés en los directorios o que buscan tener una mirada estratégica del negocio. Ahora, si el interés no va por ese lado, recomiendo cualquier programa en que a las mujeres les permita aprender, sacar su potencial y rodearse de otras mujeres que las inspiren.

¿Cómo te apoyó Talana en este proceso?

Talana me apoyó de dos formas claves. La primera fue una muy buena conversación que tuve con Andrés Barriga, CEO de Talana, donde se dio el tiempo de escucharme sobre mi inquietud de ser directora, me dio muy buenos consejos y fue el puntapié inicial para este camino que acabo de empezar. Por otro lado, tuve todo el apoyo de mi jefe y de mi equipo para poder participar de todas las clases (la mayoría de ellas presenciales y en horario laboral). Todos fueron muy generosos y respetuosos de este espacio.


Por último, ¿cómo ha sido tu experiencia en Talana en estos años?

Talana es una gran empresa para trabajar, donde se valora a cada uno como un ser único. Valoro mucho la flexibilidad, valoro que las ideas de todos sean consideradas.

En Talana tenemos un excelente clima laboral y no lo digo sólo yo, lo dicen las encuestas internas. Y eso hace que el día a día sea muy agradable.  Valoro muchísimo el poder tener conversaciones como la que comenté anteriormente donde uno es escuchado más allá de temas de trabajo.

Y, finalmente y muy importante, ¡tengo la suerte de tener un equipo atómico! ¿Qué más puedo pedir? Me encanta Talana.

Conversemos en comunidad